martes, 6 de septiembre de 2011

Nuestra Señora de Schoenstatt

Oh, Señora mía, oh Madre mía, yo me ofrezco del todo a Tí, y en prueba de mi filial afecto, te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón en una palabra todo mi ser Ya que soy todo tuyo, Madre de Bondad, guárdame, defiéndeme y utilízame como instrumento y posesión Tuya . Amen.
Concluye este momento de Oración rezando la Oración de Confianza: En tu poder y en tu bondad fundo mi vida; en ellos espero confiando como niño. Madre Admirable, en Ti y en Tu Hijo, en cada circunstancia, creo y confío ciegamente.




1 comentario:

La viajera mas lenta. Madrid Paper Art dijo...

Que oración tan hermosa!. Gracias por compartirla.
Un abrazo
Tati